>> SG IT Consulting >> Futuro de las MiPyMEs.

 

   

El futuro de la MiPyMEs argentinas.

La intención de este artículo sobre lo que les espera a las MiPyMEs trata esencialmente de marcar posibilidades, y no puede decir lo que le ocurrirá a todas ellas, como si fuese una regla inexorable.

Cada lector deberá encontrar sus similitudes con lo volcado aquí y así poder analizar su futuro. Mucho dependerá de sus decisiones y elecciones, pero para tomar las mejores, se necesita contar con buena información, y en eso podemos acompañarlo y asesorarlo.

Estamos saliendo de una gran crisis, y hubo que realizar muchos ajustes, algunos cambios estratégicos, y hasta reflotar productos que ya no se esperaba producir.  Es que gracias a esta flexibilidad no solo se pudo mantener la MiPyME, sino hasta crecer.  Y lo más importante es resaltar este espíritu flexible, de cambio, que tiene todo empresario MiPyME.

Ahora que la tercera parte de la deuda externa en bonos defaulteados ha sido recontratada y que en abril se canjeará por los nuevos bonos, el país está más cerca de insertarse, poco a poco, en el mundo.

Y esto para las MiPyMEs es más que importante, no tanto por lo que significa para el país, sino por sus efectos.  Es que una vez que se solucione el tema, incluso con aquellos que no adhirieron al canje, muchos obstáculos desaparecerán y podrán iniciarse nuevas inversiones en el país.  Eso es lo que estamos esperando ya que solo con el capital nativo, el argentino, no podremos seguir creciendo a un ritmo tan alto como el 7% anual.

El gobierno nacional deberá decidir cuestiones macro económicas de importancia una vez solucionado el tema de la deuda externa. Un punto, será el inflacionario, ya que expandiendo el circulante, como hasta ahora lo hizo, no podrá favorecer el crecimiento sin provocar inflación.  Ya se empieza a ver el movimiento de precios y de salarios.  Un segundo punto será que medidas aprobará para favorecer o entorpecer la inversión de capitales extranjeros.  Por ahora, sabemos que fomentará el crédito interno para inversiones estratégicas, vía bancos. Y también sabemos que esto tiene un ritmo más lento que el recibir inversiones estratégicas extranjeras.  También se esperan pequeñas alzas en la tasa de interés mundial, por el déficit de cuenta corriente de EE.UU.

Pero a no ilusionarse con efectos como los logrados a principios de los ochenta o incluso en los noventa.  Es que con los avances en tecnología, una gran inversión(superior al millón de dólares) puede significar empleo para tres o cuatro docenas de personas, o aún menos, y con esto no podrá el gobierno combatir el desempleo.

Argentina tiene algunas ventajas comparativas, respecto a Latinoamérica, y pasan por la red de telecomunicaciones digitalizada, y la capacitación de cierta mano de obra, en el campo tecnológico.  No todos los países de Latinoamérica pueden mostrar estas características, que a la hora de armar una sucursal de una empresa multinacional más que esenciales, son definitorias.

Mientras el gobierno no fomente inversiones desde afuera, para lo cual deberá legislar nuevas medidas, y solucionar problemas pendientes como el de las tarifas, serán pocas las inversiones de afuera que decidan entrar al país.

Con este último escenario poco cambiará de la situación actual. Y la mayoría de las MiPyMEs podrán seguir creciendo en lo que hoy es su mejor negocio, producir y exportar.  Solo observen los cambios que se irán dando de a poco, un mes sí otro no, y serán medidas que irán apareciendo en forma aislada pero orientadas en su conjunto.  En otras palabras, nadie le va a avisar a Ud. empresario MiPyME, que ya ha cambiado el escenario.  Ud. solo o en base al asesoramiento que reciba, podrá saber cuando empieza a cambiar el escenario económico actual.

Hablar de lo que hoy es, no tiene mucha proyección.  Prepararlo para el cambio en los próximos meses y años, por el contrario es lo más desafiante.

Si prosigue el crecimiento económico alto, como en estos dos últimos años, sea vía expansión monetaria por medio de la compra de dólares en el mercado, o crediticia por medio de los bancos, Ud. tendrá la gran  oportunidad de capitalizar su empresa en base a las ganancias que ya está operando.  La principal decisión es saber donde invertirla, y orientar la empresa hacia ese nuevo escenario que más adelante ocurrirá.  Es inexorable que un cambio se va a producir, lo difícil es saber cuando y como.  Para saberlo es necesario conocer las medidas a legislar por el gobierno.

Algunas medidas ya comenzaron a conocerse, como las de la IGJ en la ciudad de Buenos Aires, y ya se escucharon anuncios del Presidente de la Nación con respecto al apoyo en los créditos para infraestructura. Hay que seguir muy atentos, los cambios que seguirán viniendo.

¿Pero que cambio de escenario se espera?  ¡Si uno tuviese la respuesta exacta, sería un “negoción”!  Solo podemos especular, analizar y proponer alternativas, con mayor o menor posibilidad de concreción real. Es que todo es dinámico y muchas normas aún no se conocen, ni siquiera en sus intenciones, o si realmente se emitirán.

Hay temas que habrá que tener muy presentes en las próximas decisiones de las MiPyMEs.  Uno es el nivel de cambio, que no se espera que cambie ya, aún a pesar del movimiento de los precios, incluso del aumento de combustibles y del transporte asociado a ello. Pero la presión sobre su valor irá aumentando mes a mes, hasta que logre modificarlo.  Otro punto será el nivel de las tasa de interés.  Los bancos ya se han recompuesto, y están ganando. Las tasas de interés están altas y deberían bajar, al menos para los créditos de fomento, pero la tasa mundial solo tiene expectativas de seguir subiendo periódicamente.  Todo un dilema, y necesitaremos algo de política aplicada para solucionarlo, un tema que está lejos de nuestro ámbito de decisión o poder.  Un tercer punto son las nuevas normas sobre inversiones, tema que por el momento se hablado muy poco. Y finalmente, el gobierno nacional ha anunciado obra pública importante y para ello necesitará de apoyo crediticio pues con el superávit  primario que logra no alcanza.  ¿Lo tendrá? La respuesta está en manos del FMI, el BID y el Banco mundial, que cambió su presidente.

La mejora del mercado interno seguirá ocurriendo, sin una gran escalada, pero sobre todo en los insumos esenciales, y solo en poca magnitud en los de mejores ingresos.  La construcción se espera que movilice mucho las inversiones de los ahorros generados hasta el presente, y si se presentan nuevas y mejores opciones de créditos hipotecarios bancarios, sin duda será un sector que movilice mucho la economía.  Con la venta de autos 0Km no nos engañemos, pues casi el 60% de estos autos vienen del Brasil, por convenios con el Mercosur.

No soslayemos la realidad exterior.  El estar en cierta forma aislados de las novedades del mundo, por los problemas del default, no nos libera de nada, sino que nos puede llegar a confundir aún más, pues cuando esta limitación desaparezca y queramos insertarnos nuevamente en el mundo lo haremos desde atrás y para competir con  productos y servicios que no tenemos en nuestro mercado local.  Y no podremos decir “yo no compito”, ya que las empresas no nacionales si podrán ir entrando a la Argentina, poco a poco, y así tendremos todos competencia nueva, con productos y servicios más modernos, más económicos y más tecnológicos, o incluso nuevos.

¿Tecnológicos? Sí, sobre todo en lo que respecta a las telecomunicaciones, a los negocios y contactos vía Internet, y las nuevas maquinarias digitales para la producción.  Si le parece poco, realmente, le espera un gran esfuerzo a futuro.  Y todos estos aspectos son tan esenciales como la materia prima, cuando tenemos que hablar de modificar nuestros costos.

Aproveche este impasse para capitalizarse, para reorganizar su MiPyME, para iniciar nuevos programas, para cambiar su administración, su servicio, y sobre todo para capacitarse, o para conocer las nuevas alternativas de negocios, no solo de tecnología.  Aquí no podemos generalizar, solo podemos destacar lo importante y cada uno decidirá que camino empezar a recorrer.

Otro punto esencial, importante. Seguramente no bastará con cuestionarse si debe cambiar su administración, su producción, o sus productos y servicios, sino que también deberá incluir en esta “mesa de decisiones” la dirección de la MiPyME y el staff de sus asesores. Todos tendrán que hablar el mismo idioma de cambios. Todos tendrán que estar al día con las alternativas de los nuevos negocios.  Es más, sus asesores actuales es posible que lo puedan acompañar en el cambio, pero para diseñar esos nuevos proyectos de negocios deberá buscar asesoramiento en quienes entiendan los negocios a futuro, con sus nuevas características, y lo ayuden a mejorar el nuevo proyecto de negocios.  Esto es esencial para acertar en el cambio.

Si el cambio es muy radical, debería considerar la posibilidad de seguir gerenciando su actual negocio, el que le da las ganancias necesarias para invertir en el nuevo proyecto de negocios, y armar un nuevo gerenciamiento para el proyecto del negocio a futuro, incluso incorporando técnicas del tablero de comandos para analizar su ejecución y programar su duración, ejerciendo una correcta auditoría sobre el mismo.

Señor empresario MiPyME, como puede observar sus decisiones a futuro serán complejas.  Pero seguramente este nuevo desafío no lo amilanará, pues es lo que Ud. ha estado haciendo hasta el presente.  Solo que ahora el mundo está más orientado a los negocios basados en la tecnología, y es por ello que se complican las decisiones a tomar.  En este aspecto, lo podemos ayudar y mucho. Consúltenos.

Si tiene dudas puede consultarnos.