>> Estudio EIC >> Management.

   

Cómo los gerentes establecen objetivos.

     Comencemos por establecer que un Gerente solo puede definir objetivos dentro de una política establecida por los directivos de la empresa para la cual trabaja.  Él no es el que define la política de negocios, sino quien la ejecuta.

Si no hay política de negocios establecida por la Dirección, el CEO o los dueños, solo podrá “adivinar” de que se trata, pero siempre estará a la deriva y sujeto a cuestionamientos inesperados, pues estará ejecutando tareas y llevando adelante la fuerza laboral de la empresa por el camino que le parece correcto, pero sin saberlo certeramente.  Así no debería trabajar.

El Gerente es responsable por ejecutar, por lograr el éxito de su área o unidad a la que pertenece y orienta, y si es Gerente General, eventualmente a toda la empresa.

Por lo tanto, cada Gerente debe definir los objetivos a lograr y completar en el tiempo que él estima correcto tanto para la ejecución en sí, como para el negocio de la empresa a la que pertenece. Antes de iniciar este proceso, debería elevarlos a sus jefes(CEO), los dueños o directivos, y lograr que le aprueben lo planificado.  De esa manera solo le queda la responsabilidad de ejecutar lo planeado.

Si los directivos de la empresa que lo contrató no se ponen de acuerdo o no tienen decidido el Plan de Negocios de la empresa, podrá ayudarlos en la tarea de diagramación, aportando todo sus conocimientos.  Es fundamental que la empresa tenga su Plan de Negocios, tanto para el mundo tradicional como para el mundo digital, al cual se los llama ePlan de Negocios.

Para ser bien contundentes, consideren  que un plan en si mismo no es nada, pero la planificación para lograrlo es casi todo, pues si es buena, la ejecución será sencilla, y el éxito estaría asegurado.

Sin lugar a dudas, el Gerente debe tener cabal conocimiento de su sector, o de la empresa, si es el gerente de los gerentes de área, de tal manera que pueda discernir si los objetivos son viables tal como fueron redactados y si se pueden cumplir en los plazos estipulados.

Muchas personas ascienden puesto a puesto, y cuando llegan a ser Gerentes esperan directivas de sus jefes sin tomar la responsabilidad de ser ellos los jefes.  No es que pueda hacer lo que quiera, pues debe reportar a la Dirección, pero teniendo la premisas generales de un Plan de Negocios, debe ser el jefe de toda la empresa, debajo de su nivel jerárquico.

La acción del Gerente, sus logros, como logró cumplir los objetivos, serán evaluados por el CEO y por la Dirección, y de esta evaluación surgirán los premios y castigos que la empresa haya decidido implementar.  En muchas empresas el CEO pide a sus gerentes que escriban, una o dos veces al año, la implacable carta del gerente en la cual éste define su punto de vista respecto a los objetivos de su cargo y el de su superior, puede incluir los parámetros que entiende deberían utilizarse para su propia evaluación, los cuales podrán ser considerados por el CEO o Dirección, pero no necesariamente aprobar esos parámetros.  También debería exponer lo que considera valioso para mejorar los objetivos, y lo que necesita para cumplirlos de mejor manera. Finalmente, puede insertar inquietudes o nuevos desafíos que deberían analizar el CEO y la Dirección.

Al presentar esta carta a sus superiores, éstos la analizarán y podrán proponer cambios.  Ambas partes deberán negociar los puntos de coincidencia y establecer las bases del acuerdo, sobre el cual el Gerente podrá trabajar todo el año, o solo un semestre.

Una vez aprobada la carta del gerente, la misma se transforma en el contrato que deberá cumplir el Gerente, tal como lo cité al principio.

En cuanto a la gestión, el Gerente debe tener capacidades y conocimientos de gestión, que no se aprenden en el lugar de trabajo, sino estudiando.  En el lugar de trabajo, podrá aplicar una herramienta o varias, una ideología o varias, y lograr experiencia suficiente para saber si sirven para la empresa y para cumplir los objetivos que tiene en sus manos.

Cada Gerente, cada gestor de trabajo, podrá utilizar las formas de liderazgo que mejor maneje o decida implementar.  Podrá ser más autoritario o menos.  Podrá ejercer el liderazgo abierto si se siente capacitado para liderar en el dinamismo de las relaciones laborales, dando libertad a su equipo, o simplemente puede ser un jefe administrativo que maneje las rutinas sin provocar ninguna innovación.

De acuerdo al contrato por el cual lo contrataron, y luego de la evaluación que realicen sus superiores de la tarea realizada, en base a lo que se tenga como lineamiento empresarial, surgirán los premios y castigos, y solo este final será valedero a la hora de medir si el Gerente ha sido exitoso o no.  Todo dependerá de la empresa, del Gerente y de su equipo de trabajo.  No hay sola opinión.

Dr. Jorge E. SOSA GONZÁLEZ. Derecho de Autor s/ Reg. Prop. Intelectual Nº 171.055. Publicado en el EIC MAGAZINE 16/11/11.       Volver a la Biblioteca    Volver a Inicio

Si tiene dudas puede consultarnos.