>> SG IT Consulting >> Trazabilidad.

 

   

La tecnología RFID.  El porque de su uso.

Actualizado al 03/11/2006.

Hace años que existe la tecnología RFID (Radio Frequency Identification) y también que se utiliza. Simplemente, es una tecnología de almacenamiento y de recuperación de datos remotos, que se hallan insertos en una etiqueta digital, pegada o incorporada a un producto determinado.  La trazabilidad en inglés es traceability, o habilidad de seguir la ruta.

Su historia, dependerá de quien la escriba pero ya se utilizaba en la década de los 60, y hay antecedentes similares pero no iguales, desde los alemanes en la primera guerra mundial, y de los británicos en la segunda gran guerra para identificar si avión era amigo o no. A estos identificadores, antes se los denominaba en distinta forma, y eran mucho más simples que los actuales RFID.  Los rusos los utilizaron para el espionaje en 1945.  Entonces, queda claro que esta tecnología, muy mejorada ahora, no es novedosa.  Tal vez se hizo más conocida desde que la empresa Wal-Mart obligó a sus principales proveedores, en el 2005 a utilizarla, y luego lo amplió a todos sus proveedores a partir del 2006.

Pero tal vez, lo más importante es saber si las etiquetas con RFID, o transponders, le son útiles a su empresa o no.  Analicemos algunas de sus características.

Ante todo, sepamos que son.  Son etiquetas con tecnología digital de transmisión de ondas de radio que permiten informar e identificarse, y que gracias a las antenas dispersas en todo el mundo es posible “seguirles el rastro” para saber donde están.  La mercadería, el pallet, o la caja pueden estar: dentro de un depósito, en un camión, en un barco, un avión o, en otro país.  Todo dependerá de la globalización en que Ud. esté inmerso.  Las hay de tipo activo y tipo pasivo. Las antes mencionadas son las activas que necesitan una fuente de energía para transmitir.  Las pasivas deben ser leídas en su lugar estático, pues no tienen energía propia. 

Una forma simple de imaginar estas pequeñas etiquetas es, pensar en un código de barras que emita una señal que lo representa y entonces la radio que lo detecta hace las funciones del escáner que lee las barras, en una caja por ejemplo.  Sabiendo que antena detectó la emisión de esta tarjeta con RFID, se sabe donde está, y la información (el código de barras emitido) permite identificar el producto.  Así de simple.  Desde ya, se necesita la confluencia de varios servicios hoy disponibles fácilmente en todo el mundo, como las antenas, las lectoras automáticas de señales, los retransmisores de señales automáticos, etc.  Hasta aquí nada demasiado revolucionario.

Se ha elegido la tecnología RFID , para estas pequeñas etiquetas autoadhesivas, porque sin duda el código de barras es algo que permite identificar mundialmente un producto.  ¿Sabía Ud que el primer número del código de barras identifica el país?   Es que esta tecnología RFID se está desarrollando cada vez más y más, al haberse hallado que sirve para el control de stocks, para la logística de almacenes, para la trazabilidad de un producto en viaje, y para ayudar al JIT, Just In Time. Sin duda, esto ayuda mucho a no cambiar toda la infraestructura para lograr algo nuevo.  Solo se adapta lo que ya existe y se logran importantes avances en el control.  Es fundamental para ahorrar tiempo, costos, inversiones, y degradar la resistencia al cambio.

Esta tecnología es fundamental para las empresas de transporte terrestre, aéreo, marítimo, para las de logística, para los distribuidores, para los hipermercados, mayoristas, y también para las de la producción industrial y agropecuaria.  En menor grado, para las empresas del rubro comercio, ya que en este rubro no está tan avanzado el control de existencias y seguimiento de productos.

Este sistema RFID permite realizar informes en tiempo real, en forma automática, detallada al nivel que se necesite, y con certeza, todas propiedades muy buscadas a la hora de los controles. El proveedor le está brindando un servicio a su cliente, que le permite a este tener certeza en sus planificaciones sabiendo que el proveedor cumplirá lo que él necesita.

Para aquellas empresas con abultados inventarios, y sistema de almacén inteligente, los ahorros de un control cruzado para tener certeza de sus realidades, es muy provechoso.  Para un importador, conocer al detalle donde está su container, y si llegará a tiempo al puerto de destino, o en que lugar de ese puerto se encuentra, le facilita enormemente su accionar.  Estos son solo algunos ejemplos.

Realizar un inventario es un proceso costoso, y lento.  Poderlo realizar en forma automática, en tiempo real, cuando se necesita o se requiera, puede cambiar la forma en que se gestiona una empresa, y acelerar el crecimiento de su eficiencia.

Ni hablar lo que simplifica la logística de entrega de productos a un cliente, sabiendo donde están, cuántos hay, y organizando su entrega sin pérdidas de tiempo de búsqueda manual y humana.  Incluso para empresas con distintos depósitos, se puede ver facilitada la venta, al saber por su sistema Intranet, si hay existencia real de los productos, y permitir ingresar las tan ansiadas ASN (notas de pedido anticipadas), que generan ventas antes de tener los productos disponibles.

Como todo sistema que es aplicado por cada vez más empresas, su costo tenderá a bajar paulatinamente, y en forma creciente.  Ya se está visualizando que las grandes empresas lo utilizan, y que las medianas han comenzado a utilizarlo, por lo que su costo seguirá bajando y bajando, hasta estar alcance de cualquiera.

Las etiquetas con RFID cumplen con más funciones o propiedades que los códigos de barras, ya que pueden dar más información del producto y no solo su nombre y corta descripción como lo hacen los códigos UPC, o códigos de barras, que ya imprime cualquier sistema o impresora.  Hasta la DGI lo utiliza en el modelo obligatorio de facturas para toda la Argentina.  Las RFID son de lectura más rápida y no es necesario estar en al línea de visibilidad para leerlas, con lo cual es posible organizarlas en forma más eficiente en los almacenes.

Lo importante es que las tarjetas o etiquetas con RFID se pueden ir implementando paso a paso, como se hizo con los códigos de barra, colocándolas en algunos productos primero y luego en otros, hasta completar el universo de la empresa.

Otro ejemplo para tener en cuenta, es el bancario, donde se combina el sistema RFID y el reconocimiento de imágenes.  Existen ciudades, como Nueva York pro ejemplo, donde el Banco Wells Fargo & Co. y el Citibank utilizan esta combinación con las tarjetas plásticas de crédito o débito, las "tipo llavero", donde en cajeros automáticos (ATM's) y locales de comidas rápidas, atención personalizada y en menores tiempos en ciertas sucursales.  También se utilizan en los trenes metropolitanos de N.Y.

Como avance, hay que considerar el nuevo estándar, el EPC Generation 2.  Si aún no implementó RFID, no lo dude, vaya directamente a Gen 2, como se lo llama. Este protocolo nuevo ofrece mejor desempeño que el EPCglobal UHF, dando mejor eficiencia y productividad en la creación de etiquetas y cumpliendo con las regulaciones globales para el sector.  Siempre recuerde que la base de RFID está en las comunicaciones de los datos de las etiquetas.

Tenga probado y planificado que su sistema pueda leer el nuevo protocolo y los viejos, para ser compatible con todo el mercado.  Esto muy sencillo, y a la vez necesario. Un dato adicional, es mantener su sistema flexible, actualizable y evitar soluciones baratas que solo sean aplicables en el corto plazo, ya que el RFID se universaliza, y mejorará en forma constante.  Algo parecido a como comenzó el código de barras, siendo hoy imprescindible.

Finalmente recordar, como ya citamos, que hay distintos tipos de etiquetas con RFID.  Están las activas con fuente energía que les permite transmitir, están las pasivas sin fuente de energía, y finalmente están las de solo lectura y las regrabables que se pueden utilizar en varias oportunidades, gracias a que su chip permite la regrabación de información, aunque claro está, el impedimento físico de despegarlas y volver a pegarlas en otros producto, o como se hace con los pallets o en los containers, en que se dejan pegadas, y se re graban cuando se quita la mercadería y se los carga con otra mercadería.

Para el turismo internacional es un servicio que brinda seguridad a los turistas de los países del primer mundo, donde ya se lo aplica a los alimentos.  En Buenos Aires, ya hay restaurantes que brindan trazabilidad de sus productos.  También se complementa con el servicio Web de la trazabilidad de un alimento.  Un ejemplo puede verlo  haciendo clic

Ahora conoce el sistema RFID, solo resta que decida cuando implementarlo, y para ello no olvide asegurarse que su sistema de redes y bases de datos, lo soporte sin problemas.  No es muy complicado, y los beneficios son muchos.

En la Unión Europea, se exigirá a los productos importados que tengan el RFID para poder identificar, el origen del producto, su evolución, calidad, empresas que intervinieron en su proceso, con fotos identificatorias, informes técnicos y otros detalles, a partir del año 2008.

Dr. Jorge E. SOSA GONZÁLEZ. Derecho de Autor s/ Reg. Prop. Intelectual Nº 171.055. Publicado en el EIC MAGAZINE 16/03/06. 

Si tiene dudas puede consultarnos.