>> Estudio EIC >> Empresas y MiPyMEs.

 

 

Responsabilidad Social Empresaria. RSE.

En algunos países se la llama también Responsabilidad Social Corporativa –R.S.C.-.  No existe una definición universalmente aceptada, pero podríamos contenerla en la siguiente explicación.

Es el compromiso que asume una empresa con su entorno, la comunidad donde está inserta, sus empleados, las familias de sus empleados, para coordinar esfuerzos y responsabilidades para lograr un mejor hábitat, ser responsables de su interferencia en el medio ambiente, y trabajar para mejorar la comunidad, incluso de las personas que no se relacionan directamente con la empresa.”

Ello obliga a hacer públicos los objetivos, a cumplir las responsabilidades aceptadas, a promover acciones globales, y también a insertarse en la búsqueda de las necesidades comunitarias, fomentando y motivando el accionar en procura de su solución, y de dar un mejor nivel de vida social, no solo a sus empleados sino también a la comunidad. Así entendido, es un reaseguro ético y social, del desarrollo económico de una empresa.

También hay intentos de aplicar los conceptos de la R.S.E., a nivel gubernamental, pero como su nombre lo indica, es básicamente empresaria, y se estaría desvirtuando el concepto, si se transforma en un programa de gobierno.  En realidad, las acciones que se pueden emprender en lo social, desde un gobierno, no son ni más ni menos que las funciones del Estado mismo. 

Pero no necesariamente el compromiso empresario debe ser primero hacia fuera de la empresa, ya que es posible y hasta recomendable primero comenzar por mejorar el hábitat dentro de la empresa.  ¿Cómo?, pues tratando temas puntuales como el trabajo en equipo, la publicación de logros de sus empleados, pautar las condiciones para evitar el acoso sexual de ambos sexos, reglamentar las responsabilidades del uso de herramientas propiedad de la empresa por parte de sus empleados, como son las PC’s, el Chat, el correo electrónico, la navegación por Internet, la responsabilidad compartida en el uso y transferencia de archivos, el cuidado de los bienes de la empresa, el mejoramiento de los sistemas, la seguridad en el trabajo, el uso y reciclaje de la ropa para el trabajo, y temas similares.  Son muchos.

Otro tema interno que es necesario tratar, difundir, pautar y promover, es el de la búsqueda de eficiencia laboral, para mejorar los resultados empresariales.

De nada sirve publicar hermosos escritos, reglamentos, si no se ha tomado la firme decisión de compartirlos, utilizarlos y mejorarlos.  Es un trabajo en equipo, donde la empresa aporta sus necesidades, y los empleados acuerdan cumplirlos, mejorarlos y difundirlos, como propios.  Luego de esta etapa, puede enfocarse la R.S.E. hacia fuera de la empresa, con la experiencia reunida.

Básicamente, el concepto es que si a la empresa le va bien en sus resultados comerciales, no puede aislarse de la comunidad adonde está inserta, y que si a esa misma comunidad también le va bien, a la empresa le irá mejor aún, siempre fomentando el largo plazo.  Un ejemplo, es recordar el accionar de la gran mayoría de las empresas en el caos de fines del año 2001, y a lo largo del año 2002, donde la economía argentina estaba en default externo y con grandes problemas internos.  En muchos casos, sin planearlo adecuadamente, se tomaron acciones de mejoramiento directas.

No es la intención de este artículo marcar los pasos necesarios para lograr una planificación de R.S.E. exitosa, sino simplemente explicar el alcance del concepto R.S.E., y citar los elementos esenciales necesarios para su implementación correcta y sustentable.

Luego del trabajo en equipo, y la publicación de objetivos, el otro pilar base del éxito en la R.S.E. es que sea sustentable, que dure en el tiempo, y que permita trabajar en planes a largo alcance.  Si no se pueden construir estos pilares, la vida de la empresa en esa comunidad no puede ser muy duradera, para mal de ambas partes.

Sin duda, es necesario un apoyo total desde la alta dirección, un mejor manejo desde la gerencia y el aporte de personas que tengan liderazgo y que tengan a su vez, espíritu comunitario, para entender de que se está hablando.  Sin este tipo de personalidades, no es posible dar sustentabilidad al proyecto R.S.E.  Es que no es sencillo detectar las necesidades comunitarias si no se tiene ese espíritu.

R.S.E. es un concepto de negocios y social a la vez, un concepto muy dinámico y abarcativo, que necesita de la retroalimentación coordinada y permanente de los miembros de la empresa y de la comunidad, que se consulten, para mantener viva la mejora continua y, asegurar un proyecto sustentable y duradero.  El PNUD-Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo-, es un buen ejemplo que abarca el concepto de R.S.E.

Por naturaleza humana, algunas personas ansiosas de figuración pueden intentar imponer sus puntos de vista y pretender que la planificación solo tenga sus ideas.  Es justamente lo que no debe hacerse, nunca.  Si se hace, se ha insertado el virus destructivo por excelencia. Es por ello, que la visión empresaria debe tener siempre sus ojos bien abiertos para evitar estas situaciones.

Todo puede organizarse y llevarse adelante con muy buenos resultados, pero al momento de informar se debe ser muy transparente, evitar que solo una persona se destaque, y ser meridianos en las explicaciones y presentaciones.  Ni la sociedad debe tener el sello de la empresa, ni la empresa perder sus objetivos de negocios, solo en pos de dar bienestar a la comunidad.  En definitiva, esto último es responsabilidad del gobierno de turno, para el cual los ciudadanos ejercen su derecho al voto, de la mejor manera posible.

La R.S.E. debe siempre ayudar, pero nunca transformarse en el gobierno de la comunidad.  Sabemos que el Estado moderno, en la mayoría de los países con economía emergentes, han deslindado tareas esenciales, en las comunidades, y las ONG’s las han tomado, y algunas  de estas tareas no se realizan como es necesario.  En modo alguno, estas falencias pueden cubrirse con obligaciones empresariales, pero se conocen planes de desarrollo comunitarios muy exitosos, como el Plan Alentar, con el aporte inconfundible de grandes empresas que saben como gestionarlo, y que tienen líderes capaces de descubrir esas falencias comunitarias.  Un buen ejemplo de las excepciones.

R.S.E. debe aceptar el liderazgo empresarial, pero también la aplicación de las leyes vigentes, y aún más, debe tener siempre presente como objetivo a alcanzar, la responsabilidad ética de mejorar la comunidad, aún en los casos en que la legislación no lo exija.

Estos objetivos que mejoran el hábitat laboral y comunitario, incluyen normas, objetivos, formas de actuar, responsabilidades, obligaciones, derechos, que también pueden y deben aplicarse, en la mayor medida posible, a los clientes y a los proveedores de la empresa, aunque no pertenezcan a esa comunidad, y también cuidar el medio ambiente.  En realidad no se puede pretender ser buenos para la comunidad donde está la empresa y no preocuparse por posibles daños a producir en otras comunidades más alejadas.

Hay que saber que existen diferentes pautas internacionales, declaraciones de principios y responsabilidades, algunas internacionales también, que son buscadas y aceptadas en todo el mundo.  Un ejemplo de ello pueden ser: la Carta de Cámara Internacional de Comercio para el Desarrollo Sustentable, el Pacto Mundial de Naciones Unidades, el mencionado PNUD, y las directrices de la Organización Mundial del Comercio para las empresas multinacionales, y también el cuidado del medio ambiente, con todos sus principios y normas de calidad, incluso.

A modo de resumen lo invitamos a conocer los diez principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, haciendo clic aquí.

Toda R.S.E. debe tener su planificación y su gestión.  Periódicamente deben analizarse los procedimientos, los resultados logrados, lo informado  hacia adentro y hacia fuera de la empresa, y buscar nuevos objetivos y nuevas responsabilidades.  Es, como ya mencionamos, una mejora continua de la responsabilidad asumida libremente, en pos de mejorar la empresa y su comunidad aledaña, dándole mejor desarrollo social.

Obviamente, si la empresa es una multinacional, tendrá ya sus directivas básicas, y deberá ajustar algunos objetivos a la comunidad en la que se encuentra, lo cual ya facilita mucho la tarea.

El grupo responsable de llevar adelante la R.S.E. de la empresa deberá trabajar dentro de un Código de Ética interno, y para bien de todos, el mismo deberá cumplirse siempre.  Los desvíos no favorecen la R.S.E. sino que al contrario, la perjudican directamente.  No solo la alta dirección debe favorecer lo acordado dentro del grupo responsable de la gestión de R.S.E., sino que los accionistas deben avalarlo y/o mejorarlo, en cada asamblea anual, y para ello deberán no solo recibir un informe directo, sino recabar la información que circula en la comunidad respecto a estos temas.

Otro aspecto importante es la auditoría independiente que se realice sobre el accionar del grupo responsable de la R.S.E.  Lejos de molestar, le dará seguridad y brindará mayor certeza a la comunicación realizada.

Cuando llega el momento de los ajustes de nómina laboral, sea por problemas económicos cíclicos, o por imperio de la tecnología aplicada, la R.S.E. será fundamental para que la empresa comunique a su comunidad estos ajustes, y promueva planes alternativos comunitarios o sectoriales que minimicen los efectos de los despidos que se produzcan.

Otros temas a abordar son: salud, seguridad, calidad de los productos, derechos humanos, educación, corrupción, aplicación de nuevas tecnologías, contaminación, entre otros.

La gestión no puede ser aleatoria, y obliga a compromisos, responsabilidad, aplicación de horas de trabajo y gerenciamiento constante.  Una Lista de chequeo, puede ser una hermosa herramienta interna para medir los resultados logrados y la eficiencia de la gestión(management). 

Como se ve, nada es simple, y no se resuelve con una reunión cada tanto.  Es por eso que se llama Responsabilidad Social Empresaria, con todo lo que indica cada una de estas tres palabras.

Hay mucho más por decir, existen manuales que circulan por la Web, con mayor o menor detalle, hay cientos de libros, y es una nueva visión del negocio empresario que ha llegado para quedarse, para beneplácito de la comunidad y también de la empresa seria que, piensa en el largo plazo.  Por supuesto, existen quienes sostienen que es una moda del management que pronto pasará, y tratan de menoscabarlo.  Un plan de R.S.E. bien gestionado, llega y se queda, y su ausencia puede provocar desequilibrios sociales dentro de esa comunidad satisfecha con el cumplimiento de las empresas de su zona. Para hacerlo, se debe gerenciar bien, y pensar en el largo plazo.

Dr. Jorge E. SOSA GONZÁLEZ. Derecho de Autor s/ Reg. Prop. Intelectual Nº 171.055. Publicado en el EIC MAGAZINE 16/11/06.       Volver a la Biblioteca

Si tiene dudas puede consultarnos.